Si no hay Confianza en Dios, tampoco hay Amor.

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” (Mateo 22:37); “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5)

En el andar cotidiano de la vida nos encontramos con muchos obstáculos que pueden ser fáciles o difíciles de superar. Personalmente, reconozco que soy una mujer ansiosa. Cuando se me presentan obstáculos intento superarlos lo más rápido posible para poder seguir avanzando. Y muchas veces lo hago mal, me enfoco en la fuerza que yo tengo y no en Dios. Un error muy grave, porque termino sin energías y sin resultados exitosos.

Los obstáculos o problemas que se presentan, ya sea en la vida familiar, económica, laboral, académica o de salud, nos deben proyectar hacia Dios. ¿Por qué? Tendríamos que ser lo suficientemente inteligentes para ir a Dios y entregarle esos problemas. Esto también requiere de humildad, porque hay que reconocer que no podemos con nuestras fuerzas y necesitamos de Dios. ¿Cuántas veces luchamos solos y nos agotamos sin tener resultados satisfactorios? Por eso, los problemas no deben ser impedimento para ignorar a Dios, más bien busquemos su ayuda.

Como hija de Dios, es algo que estoy trabajando todos los días. ¡Quiero depender de mi Padre celestial! ¿vos? El devocional de hoy lo titule: “Si no hay Confianza en Dios, tampoco hay Amor.” ¿A qué se debe? Bueno, si hablamos de tener confianza en una persona es porque realmente la amamos y conocemos en profundidad. Con Dios es igual, si decimos amarlo y no confiamos todas nuestras áreas de la vida a Él, entonces estamos mintiendo en decir que lo amamos con todo el corazón, alma y mente, como menciona Mateo 22:37.

Ahora, en ambos versículos citados se denota un mandamiento, sino confío plenamente en Dios ¿estoy obedeciendo tal mandato? Cuando me di cuenta que mi preocupación por los problemas me sacaba la mirada del Señor, tuve que pedir perdón por mi pecado. Confesar que no lo amaba de la manera que se demanda, porque no le confiaba toda mi vida a él. ¡Y qué difícil es! Porque enseguida queremos tomar las riendas sin antes pedir la guía del creador de la vida.

Otro punto importante fue darme cuenta que me faltaba conocer más a Dios, por lo cual tuve que llevar una disciplina en leer su Palabra regularmente, ¡esa es nuestra guía!, ahí está la voz de Dios. Y tuve que orar mucho para que su Espíritu me dé entendimiento de lo que leía, así podría aplicarlo a mi vida. Como dije, si confiamos en alguien es porque lo amamos y conocemos bien. Si buscamos conocer más a Dios, vamos a depender más de él y nos llevará a amarlo como realmente quiere.

Hermanas/os Dios conoce en cada detalle lo que vivimos y lo que somos, nada se le escapa. Creo que entregarle todas las áreas personales a nuestro Padre es un mimo al alma, porque con su ayuda tendremos victorias. ¡Él nos conoce mejor que nadie! Dios Todopoderoso, Soberano, Glorioso. Nosotros tan chiquitos, pecadores. ¿Cómo no vamos a confiar en Él? Demostremos que amamos a Dios confiando en plenitud. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: